Porque el Vadeo?



Pescar un río desde su costa o vadeando sus orillas es la técnica elegida por nosotros para realizar

las salidas de pesca con mosca.

En nuestra opinión no existe mejor modo de pescar un cauce.

Consiste en recorrerlo caminando en busca de las truchas.

Obligados a utilizar ropa de colores sobrios, que se mimeticen con el entorno.

Caminando la orilla sin hacer ruido y esperando ver que un movimiento delate la presencia de una trucha.

Rodeados de paisajes imponentes y en armonía con la naturaleza, en parte nos convertimos en cazadores acechando su presa.

Esta forma de pesca nos obliga a aprender a leer las aguas, a observar con detenimiento una corredera o un pozón y a reconocer dónde se pueden encontrar las truchas, si es que no tenemos actividad en la superficie.

También nos obliga a mejorar como pescadores, a aprender y superarnos en las distintas técnicas de pesca, según las características que presentan los ríos.

Todo un desafío. Imaginar un tiro, ejecutarlo y tener como premio un pique, nada podría ser mejor...

Pero además existen otros motivos para haber elegido la pesca de costa y el vadeo.

Muchas veces nos ha pasado, en ríos como el Aluminé (por poner un ejemplo) con sus costas tapizadas de sauces, estar vadeando con el agua más arriba de la cintura y ver a nuestras amigas las truchas comiendo tranquilamente a 50 metros de nosotros, en un pequeño pozón.

Por el agua ni amagar a arrimarse, a no ser que comencemos a pensar en hacer pesca submarina!!.

Con la costa tapizada de sauces cuyas ramas caen hasta el agua, ni soñar con hacer un roll desde la orilla.

No nos queda más remedio que continuar nuestra caminata en busca de lugares menos complicados, dejando a las truchas comiendo apaciblemente.

Total, seguramente mañana la encontraremos río arriba, en otro lugar en el que sí podamos castear y con un poco de suerte, podamos engañar.

Desde nuestro punto de vista está bien que esto suceda.

Ellas necesitan de lugares tranquilos donde reponerse, descansar o alimentarse sin ser molestadas.

Se imaginan que sucedería si los ríos no tuviesen esos lugares inaccesibles para nosotros, los pescadores.

Si no hubiese accidentes en el río que nos limiten, aunque sea solo un poco....

La presión de pesca sería enorme. Igualmente las consecuencias.

Y nuestra idea es tratar de preservar y conservar el medio ambiente y legarlo, si es posible, en mejores condiciones de las que nosotros lo heredamos.

Para que nuestros hijos y nietos puedan disfrutarlo, igual que nosotros lo hacemos hoy.