Río Quillén



Nace en el lago Quillén y hasta su encuentro con el río Aluminé su fisonomía es muy variable.

El Quillén es un río de tamaño mediano a pequeño, de corrientes suaves, leves correderas, pozones tranquilos y con bastante vegetación acuática en su parte alta, para transformarse en un curso clásico de montaña, con sus correderas, pozones y aguas más rápidas en su tramo medio.

Sus aguas cristalinas albergan una buena población de truchas arco iris y marrones y frecuentemente nos obsequian algún trofeo importante.

De muy fácil vadeo, es perfecto para los amantes de los equipos livianos.

Tal vez uno de los mejores ríos para pesca con mosca seca de la zona.



La salida puede combinarse cerrando la jornada en el arroyo Malalco.